Natalia & Martijn

Una boda de destino de dos días en Cartagena

Memorias

Para un acontecimiento tan importante como el matrimonio, a veces un sólo día no es suficiente para celebrar. Por esto, Natalia & Martijn decidieron extender su boda de destino durante dos días en Cartagena.

Natalia es colombiana y Martijn de Holanda sin embargo, estuvieron buscando muchas opciones de lugares alrededor del mundo para su boda de destino. Fue así como en una conexión de una noche en Cartagena aprovechamos todo el tiempo disponible para recorrer el centro histórico.

Durante 3 horas, la caminata por las calles de Cartagena nos alcanzó para visitar 3 casas coloniales y 2 iglesias, realmente fue muy productiva porque se enamoraron de la Iglesia Catedral de Santa Catalina para la ceremonia y de la Casa Pestagua para la recepción de la boda. El color naranja predominante en esta casa colonial fue el elemento que más impactó al novio recordando la bandera de su país natal Holanda.

La planeación de las actividades para el matrimonio incluyó una fusión de elementos de cultura holandesa por parte del novio y de la cultura colombiana de la novia, de esta forma los familiares y amigos de la pareja compartieron y se divirtieron ambos días de celebración.

Día 1: Una Caravana se tomó la ciudad amurallada.

Utilizando vestuarios muy coloridos, bailarines y tamboreros tocaron música caribeña para acompañar la caravana de holandeses y colombianos que se tomó las calles y murallas de Cartagena. El destino final de la caravana fue un bar donde todos los familiares y amigos de Natalia y Martijn disfrutaron el resto de la noche.

Día 2: Boda de destino en Cartagena.

Los momentos de preparación para la boda fueron muy especiales para los novios.
Natalia estuvo acompañada de sus damas de honor mientras alistaba su peinado y maquillaje y Martijn disfrutaba de una buena copa de champagne con sus mejores amigos.

La novia lució un vestido clásico muy hermoso que resultó incluso ser muy cómodo a la hora de encender la rumba. La ceremonia católica en la hermosa Catedral de Cartagena selló el amor de Natalia & Martijn ante Dios.

La decoración incluyó muchos elementos naranja y los nombres de las mesas fueron muy originales. Fue muy divertido escuchar a los invitados preguntar por la mesa “Peor es nada”, “Maluco también es bueno”, “Choclo o Chócolo” entre otros. La mesa de los novios fue #TrueLoveIsOrange.

La hora loca estuvo cargada de mucha música del folclor colombiano uniendo a holandeses y colombianos en un sólo ritmo.

Definitivamente con esta boda nos demostraron que el verdadero amor no tiene fronteras.

Fotografías: Pedraza Producciones

Author

Leidis Leguia

Wedding & Event Planner

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter

Inspiración para tu boda en Cartagena

leidisleguia